Debe Habilitar Javascript de su Browser. Gracias.

Novedades / Interés general imprimir A+ / a-

Asumió el nuevo Gobernador de nuestra Provincia

16/11/2015

Entre emociones y consolidados compromisos asumió el Dr. Juan Manzur como Gobernador de Tucumán

Asumió el nuevo Gobernador de nuestra Provincia

Con la presencia de más de 2.000 personas asumió el Dr. Juan Manzur como nuevo Gobernador de la Provincia de Tucumán.

En el Teatro San Martin, el gobernador saliente, José Alperovich, hizo el traspaso del simbólico bastón de mando a Manzur, quien dió su primer discurso como nuevo gobernador y resaltó el compromiso a "impulsar una reforma política y un sistema electoral con mayores niveles de democratización institucional y social, con el inicio de un diálogo con partidos, universidades, ONG y gremios para mejorar la calidad política". Fue un momento emocionante y lleno de espectativas en donde, como provincia, debemos mirar hacia delante confiando en la gestión que se viene. 


Te invitamos a que conozcas el discurso completo de nuestro nuevo Gobernador el Dr. Juan Manzur:

 

 

"Señores Legisladores, autoridades presentes, pueblo de Tucumán
Llego hoy aquí, a esta Honorable Legislatura, consciente de la inmensa
responsabilidad y el gran desafío que significa asumir la conducción de los
destinos de Tucumán, pero también lleno de fe y entusiasmo en nuestro
futuro como provincia.
Esta querida provincia, mi provincia, esta tierra que recibió con afecto a mi
familia inmigrante libanesa, que llegaron en búsqueda de un futuro mejor,
con el solo deseo de trabajar y vivir en paz. A esta provincia en la que crecí y
estudié con mucho esfuerzo; y en la que tengo mi familia y afectos
profundos; en la que tuve la oportunidad de desarrollarme.
Agradezco a mi madre, aquí presente, con su palabra siempre afectuosa y
compañera, afable y comprensiva. A mi padre, a quien perdí siendo joven,
pero que perdura en mi memoria. A Sandra, compañera de la vida desde
hace más de 20 años, que siempre me acompañó por los distintos lugares
donde el estudio, el trabajo y los viajes me llevaron, y estuvo también en los
momentos y decisiones importantes. A los chicos, Samira, ya estudiante
universitaria; a Wade, que en árabe significa “amorosa”; y a Elías, gran
jugador de fútbol; a mi hermana y sobrinos.
Agradezco también al pueblo tucumano por cuya voluntad soberana fui
elegido en repetidas oportunidades en distintos cargos y hoy me honra con la
máxima responsabilidad de gobernador electo de la Provincia.

Agradezco a mis amigos y compañeros presentes. A los dirigentes políticos y
sindicales, gobernadores y ministros que han venido de otras provincias para
acompañarme en este día tan importante para mí. Agradezco estar rodeado
de esta gran muestra de afecto y ser parte de un proyecto político colectivo.
Señores, iniciamos hoy un nuevo período de gobierno.
Un nuevo gobierno es el cumplimiento de un mandato constitucional. El
mandato de esa Carta Magna que nos vincula, nos une, nos arraiga. Nos
vincula como habitantes, nos une como ciudadanos, nos arraiga como
provincia. La Constitución es el gran pacto fundante que establece las reglas
de juego básicas de nuestras relaciones sociales, de nuestra organización
política, de nuestras decisiones colectivas.
Más todavía, nuestra Carta Magna es el diseño institucional en el que nuestra
comunidad provincial se funda, proyecta y realiza en el tiempo. Es la gran
nave en la que surcamos nuestra historia misma.
Una historia que nos potencia y nos condiciona; nos genera oportunidades y
nos restringe. Somos los herederos de logros y sueños. Porque como decía
Juan Bautista Alberdi, “la patria es la libertad, el orden, la riqueza, la
civilización organizados en suelo nativo…”.
Y somos también los depositarios de nuevos proyectos por construir y
anhelos colectivos por realizar.
Esta historia tiene 200 años de vida. Estamos nada más y nada menos que en
la antesala de los 200 años de la Declaración de la Independencia de nuestra
nación. Aquí, en nuestra provincia. Aquí se reunió la incipiente nación, en
Congreso Constituyente, para proclamar la independencia definitiva de
nuestras tierras.
Aquí germinó el proceso fecundado en 1810. Aquí se juntaron los
representantes provinciales del país en ciernes para completar la gesta de
Mayo. Aquí comenzó a tomar forma y contenido la nacionalidad argentina.
Este es nuestro momento histórico. Somos la generación del Bicentenario.
Somos la comunidad histórica del Bicentenario. Desde aquí miramos hacia
atrás, hacia lo que somos. Y desde aquí miramos hacia nuestro futuro, hacia
lo que queremos ser.
Somos el Tucumán de una nacionalidad construida en medio de encuentros y
desencuentros. Desde aquellos años de las guerras civiles, hasta lograr
coincidir en una Constitución que nos dio el marco de legalidad e
instituciones comunes. Luego fueron las décadas del crecimiento económico
y las definiciones sobre los modelos de vinculación con el mundo y sus
mercados internacionales. Posteriormente vino la incorporación de los
sectores sociales, a través del voto popular y de los derechos del trabajador.
Para consolidar finalmente, en las últimas décadas, el ejercicio de la
democracia y de los derechos humanos y sociales.

Somos ese Tucumán inicial que aceptó la convocatoria de la Primera Junta
revolucionaria para formar la Junta Grande de gobierno, en la figura de don
Manuel Felipe Molina. El Tucumán de la batalla de 1812 en Campo de las
Carreras y del general Manuel Belgrano. El Tucumán de doña Francisca Bazán
de Laguna y del Obispo José Eusebio Colombres.
Somos ese Tucumán que, junto a la región del Noroeste, sufrió los
desequilibrios políticos y económicos de aquellos difíciles momentos de la
independencia. Ese Tucumán que, a partir de las décadas de la organización
nacional, fue encontrando progresivamente un lugar en el contexto que nos
llevaría más tarde a la celebración del Centenario de la Independencia.
El Tucumán de Alberdi, de Avellaneda y de Roca; de Juan B. Terán y Ernesto
Padilla; de Alfredo Guzmán, Julio Lopez Mañan y Alberto Rougues; el
Tucumán del azúcar; el Tucumán de la Universidad Nacional y de la Estación
Experimental Agrícola.
Somos el Tucumán de los obreros azucareros, que hace 70 años, un día
antes del 17 de Octubre, con lucidez y osadía, ganaron las calles yendoo a
BA, exigiendo la libertad del coronel Perón, el hombre que había hecho de la justicia social su divisa.
En este Tucumán nos encontramos muchos años más tarde. Con largas rutas
recorridas, y similares caminos por andar. Es el Tucumán del azúcar, pero
también del limón. El de las cuatro universidades y los once institutos del Conicet. 
El de tantos índices sociales y productivos ya alcanzados, y el de otros
muchos aún por alcanzar. Es el Tucumán profundamente cultural y el
Tucumán intensamente comercial. Es el Tucumán de Mercedes Sosa y de Cesar Pelli.
Es el Tucumán de tantos otros tucumanos, hombres y mujeres, en el mundo y
en nuestra patria chica, en las ciencias y en los negocios, en la cultura y en los
deportes, que han dado carácter a este nuestro histórico Jardín de la República.
Y, por supuesto, es el Tucumán de estos últimos doce años de gobierno, que
nos han lanzado una vez más y transformado. Es el Tucumán de Néstor
Kirchner, de Cristina Fernández, a quien tuve el honor de acompañar como su
Ministro de Salud durante 6 años, y de José Alperovich, a quien he
acompañado como Ministro de Salud y dos veces como su Vicegobernador
desde el año 2003 hasta la actualidad.
Este es el Tucumán que nos enorgullece y nos da motivos para
reencontrarnos con miradas hacia lo alto y lo lejos. Porque esta historia está
atravesada por energía, por talento, por arrojo.
Porque esta historia ha conformado un ADN, nuestro ADN, que supone
superar una y otra vez, con capacidad emprendedora, con proyectos, con
acción, cualquier limitación o caída. Somos los orgullosos herederos de un
largo pasado, de una incansable voluntad, de ideales hechos realidad.
Señores legisladores, pueblo de Tucumán, desde este Tucumán que
heredamos, quiero proponerles el desafío del Bicentenario, un desafío
señero: el Tucumán del desarrollo en equidad. 
Este será un Tucumán dirigido hacia un crecimiento progresivo y sustentable,
que produzca resultados de bien vivir para todos, especialmente para los más
necesitados. Un Tucumán inclusivo, que siga generando condiciones de
bienestar para los que ya las han alcanzado, pero se ocupe también de
manera urgente por las oportunidades de aquellos que pueden quedarse en el camino.
Ahora bien, este desarrollo en equidad requiere de decisiones y acciones y sobre ellas quiero hablarles.
El primer conjunto de políticas están referidas a fortalecer aún más la calidad de nuestras instituciones.
Los países que han logrado un desarrollo continuo y socialmente armónico
son aquellos donde las instituciones han influido en el orden, crecimiento y
sustentabilidad de la sociedad. Las instituciones generan confianza, organizan
las relaciones, atraen inversiones.
Por ello debemos permanentemente evaluarlas, rehacerlas, mejorarlas, para
satisfacer las necesidades y expectativas de la ciudadanía con justicia y
eficiencia en el uso de los recursos públicos.
No tengamos ninguna duda: el Tucumán del Bicentenario será un Tucumán
plenamente institucional, y por ello, jurídicamente seguro, políticamente
predecible, socialmente justo. Este es el primero y más importante de mis
compromisos con todos ustedes.
El primer desafío de la calidad institucional es definir y organizar las políticas
públicas y colectivas hacia metas precisas y con resultados específicos. De
esto se trata la planificación.
En consecuencia, solicitaré de manera inmediata a la Legislatura la sanción
de una Ley de Planificación Estratégica Provincial, que dará el marco
institucional e impulso para su realización. A través de ello, ordenaremos el
diálogo social que establecerá de manera participativa las metas colectivas
para las políticas públicas. Y también organizaremos un sistema para la
gestión y evaluación del impacto de estas acciones estatales a través de
indicadores estadísticos precisos. Así serán gestionadas y monitoreadas las
políticas públicas del Estado provincial..."

 

 

 

Para seguir leyendo el discurso haz click aquí

 


 



torres4318@tucuman.gov.ar